IMG_0399.jpg
El entorno

Page Title

Pimiango se obseva en la distancia como un núcleo asentado en la Sierra Plana que lleva su nombre. Se alza a 159 metros sobre el nivel del mar, aunque la parte más alta, la del Picu del Cañon, alcanza los 207 metros para dominar desde su altura es estuario de Tina Mayor labrando en cuarcita ordovícica.

La zona geofráfica de la Marina se caracteriza por una costa acantilada apenas interrumpida por un macizo calizo karstificado. Pimiango se asienta una suerte de voladizos sobre los más hermosos acantilados. Entre ellos, el viento, y las olas han ido horadando galerías arcos y bufones.

En el inventario nacional de Lugares de Interés Geológico (LIG) figuran la Sierra Plana de Pimiango, Bendía (incluida en la playa de la Franca) y la cueva de El Pindal. Ésta constituye la manifestación endokárstica más relevante. La geomorfología de la cueva se caracteriza por la existencia de formas fluviokársticas, de gravedad y formas de precipitación química. El estudio de espeleotomas ha permitido determinar una edad mínima para la formación del karst de 166.000 años, estimar la velocidad de elevación del margen catábrico en este sector y la evolución paleoambiental de la zona mediante análisis palinológico. La importancia de Bendía radica en la existencia de una superficie de arrasamiento a 5-6 metros con sedimentos marinos de hace 35.000 años sobre los que se deposita un coluvión periglaciar.

En 2009 fue declarado Bien de Interés Cultural(BIC)el Entorno de Protección de la Cueva de El Pindal. Los límites vienen definidos por el borde de la Sierra Plana, la riega del Bijorcu que da al Regolgueru, y el ríu de la Pila. Es importante destacar que aquí se ha encontrado recientemente una especie nueva para la Ciencia, el hongo Ascomycota Bryocentria octosporelloides.

Presenta un clima templado oceánico caracterizado porque en la época cálida, el verano, no existe periodo de aridez y con temperaturas poco contrastadas que rinden inviernos suaves y veranos frescos. No obstante, la amplitud térmica (continentalidad) es más acusada a medida que nos alejamos de la línea de costa.

Los bosques mixtos, de robles, fresnos o abedules, constituyen la vegetación climatófila, pero también hay tilos, hayas, olmos, castaños, avellanos, arces o cerezos que completan un paisaje frondoso. La influencia humana ocasiona la aparición del matorral de brezo y tojo o árguma, los prados de siega( base de la economía rural), y los cultivos forestales de eucaliptos (Eucaliptus globulus). No obstante las comunicaciones permanentes más singulares son la vegetación de los acantilados, los acebuchales y el encinar cantábrico.

El encinar ha quedado reducido a laderas y cresterías calcáreas solanas, zonas desfavorables para el aprovechamiento agrícola y el desarrollo de los bosques de hoja caduca. Los bosques han sido intensamente utilizados para roturación, madera, leña, carboneo, hornos de cal(caleros) o el curtido de pieles.

El territorio se incluye en el Paisaje Protegido de la Costa Oriental. Ofrece una calidad paisajistica elevada, con mar y monte. Permite comtemplar tanto el litoral acantilado como las sierras litorales y los Picos de Europa.

Sus notables elementos culturales, etnográficos sumados a su especial geología, su fauna y su flora hacen que también sea parte de la Zona de Especial Protección para las Aves(ZEPA) Ría de Ribadesalla-Ría de Tinamayor.