ACTUALIDAD

  • Gris Facebook Icono
  • Grey Twitter Icon

CONTACTO

PÁGINA OFICIAL DE LA COMANDEFE

Asociación Comision Mansolea de Actividades y Festejos

© 2017 COMANDEFE. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS    

Este sitio web y sus contenidos, incluyendo fotos, es propiedad de la COMANDEFE y en su caso fotografias de licencia libre.  

Enclave florístico

23/10/2017

Enclave florístico. Texto y fotos Amando Laso

La rasa calcárea que conforma los parajes de Tina, San Emeterio y Tronía muestra vestigios de una vegetación surgida en tiempos pasados bajo un clima mediterráneo: el encinar cantábrico y los acebuchales. Estas formaciones vegetales son reliquias refugiadas en lapiaces y roquedos de paredes acantiladas ante el dominio de la climax de los bosques caducifolios y la actividad humana. Hoy perviven en biotopos de termicidad y sequedad acusada frente al macrobioclima templado general. La litología de Caliza de Montaña procura unas condiciones edáficas de escasa capacidad de retención hídrica. Medran en laderas calizas soleadas y resguardadas, sobre suelos relictos y esqueléticos, a veces de comportamiento fisurícola, y en las zonas más oceánicas y próximas a la línea del litoral.

Estas comunidades vegetales están caracterizadas por el dominio de la encina (Quercus ilex subsp. ilex) y del acebuche u olivo silvestre (Olea europaea var. sylvestris). Este último presenta porte arbóreo en las zonas protegidas, y arbustiva de forma almohadillada en las zonas expuestas a los vientos y por la acción del pastoreo. Están acompañados por otros arbustos o arbolillos entre los que destacan los de hoja coriácea, persistente y  más o menos lustrosa, tales como el madroño, el laurel, el aladierno, el rusco y el guardalobo. Sobre ellos no faltan los bejucos como la zarzaparrilla, la hiedra, la raspalenguas o la nueza negra. En el estrato herbáceo abundan Brachypodium pinnatum subsp. rupestre, Festuca rubra subsp. pruinosa y Lithodora diffusa junto con Parietaria judaica. El encinar de Pimiango da cobijo a orquídeas muy escasas en Asturias como Limodorum abortivum o la Epipactis helleborine.

Además de esta flora vascular, existe una singular flora micológica en esta vertiente septentrional de la sierra plana de Pimiango. Donde los coluviones con origen en la rasa cuarcítica contactan con los sustratos calizos karstificados que constituyen la rasa costera. La cubierta vegetal reúne la mencionada vegetación de óptimo mediterráneo; matorrales de degradación del bosque esclerófilo que corresponden a aulagares de Genista occidentalis con Ulex europaeus y Cistus salvifolius; brezaltojales; fragmentos de la orla arbustiva del bosque caducifolio; prados intensamente pastados; herbazales aerohalófilos; y cultivos forestales de Eucaliptus globulus.

En este territorio termocolino y ombrotipo húmedo inferior, desde hace años un grupo de micólogos, liderados por Enrique Rubio, vienen colectando macromicetes para su estudio taxonómico. Algunas de las setas identificadas representan nuevas citas para Asturias, tales como los siguientes taxa de basidiomicotes: Agaricus depauperatus, Cortinarius emollitoides, C. bisporiger, Russula parodorata, Marasmiellus virgatocutis, Boletus lupinus, Entoloma papillatum, Mycena flavoalba, Dermoloma josserandii, Tricholoma argyraceum y Lactarius ilicis. Cortinarius bisporiger Contu es una rara especie bispórica y eucaliptícola de la que solo se conocen citas en lugares de Italia y España (Cantabria y Pimiango). En las fotografías que se acompañan, el grupo de expertos en hongos estaba integrado por Enrique Rubio, Marta González, Pedro Zapico y Manuel Laso.

 

 

 

Please reload

Etiquetas