Mirador de Tina_5753.jpg

Los Miradores de Pimiango



Un pueblo al que admirar desde dentro y hacia fuera. Pimiango es una magnífica atalaya que cuenta con dos miradores: El Picu y el Picu del Cañón, fruto de la colaboración y participación del pueblo. Durante la primavera y verano, el mirador del Picu, situado al norte de Pimiango, aparece muy concurrido al atardecer por las espléndidas puestas de sol sobre el mar que ofrece. Siempre distitas, por el recorrido aparente del astro, por los distintos tipos de nubes que presagian el tiempo del nuevo día, por la neblina que difumina su luz, por el carguero que se recorta en el horizonte, por el ave de regreso al dormidero, por una inesperada compañía...

Los más decididos, en busca de espacio de una nueva perspectiva, descienden por el empinado sendero que conduce a la playa del Regolgueru y Tronía. El ocaso se acerca, el sol proyecta su más cálida mirada sobre el mar y no se puede pestañear si se quiere captar el esquivo verdoso punto de luz. Con la penumbra destaca la iluminación de las poblaciones litorales, y las pequeñas embarcaciones pesqueras se muestran cual luciérnagas marinas, guiadas por el faro de San Emeterio que rasga con su linterna la noche, todas la noches desde 1864. Ya solo falta alzar la mirada y contemplar en el firmamento el titilar estelar.

Mirador del Picu  (12).JPG
Mirador del Picu  (12).JPG

Desde el Mirador del Picu podemos reconocer poblaciones (Pendueles, Andrín, Llanes,) y accidentes ( Castrón de Santituste, castro Ballota, castro y palo de Poo, cabo Prieto, cabo San Antonio, cabo de Lastres) del espacio protegido de la Costa Oriental Asturiana; sin olvidarnos del guía nocturno mansolea, el Faro de la Punta de San Emeterio, el mejor enclave para reconocer la costa asturcántabra.

Al final del verano de 2011 concluyó la obra de otro mirador, el del Picu Cañón, situado en la parte oriental y elevada de la sierra plana donde se asienta Pimiango. El apelativo “el cañón” lo debe el pico a una pieza de artillería instalada durante la guerra de la independencia que formaba parte de la línea defensiva.

Durante el trayecto hasta el mirador y en el mismo, las vistas que nos ofrecen no tienen paragón. Podemos observar Pimiango y su terraza, y al Sur buena parte de los valles de Ribadedeva y Val de San Vicente. Los dos miradores nos ofrecen unas magníficas vistas de la sierra del Cuera, con los picos Turbina, Liño, y Jana, de los Picos de Europa con el macizo Central (Urrieles) del que sobresalen inconfundibles el Picu Urriellu y el Torrecerredo, y en el macizo Oriental (Ándara) del que citamos al pico Samelar. Mas al Sureste podemos ver el macizo de Arria y la sierra de Peña Sagra. Al Nordeste se divisa la inmediata costa cántabra y de la asturiana, al Noroeste, se ve hasta el cabo de Lastres y varias sierras prelitorales están aquí a nuestro alcance: Fitu, Las Pandas, Sueve, Llabres, Cocón, Cuera, Peñarrubia, Arria, Ozalba, Escudo de Cabuérniga.

Mirador del Picu Cañón (90).jpg