San Emeterio (8).JPG

Ermita de
san Emeterio

La ermita de San Emeterio y Celedonio en Pimiango se localiza en lo que fue un encinar, un bien del pueblo. Actualmente es una campa flanqueada por todas sus partes por un frondoso bosque.

 

Santu Medé generó gran devoción. Hasta él acudieron personas convencidas por el don del Santo, al que le atribuyen milagros y “maravillas que obran y obraron para sus devotos, de cuyos prodigios dan testimonio las paredes de dicho templo y otras tradiciones”, según se indica en los papeles de Martínez Marina.

 

No hay ninguna documentación escrita sobre la historia de la ermita hasta finales del siglo XVIII, aunque hay estudios que retoman su fundación a finales del siglo XII. Vinculan su existencia a la familia Laso Mogroviejo, procedente de Potes (Cantabria). La documentación más antigua que se conserva de la capilla es de 1719. Además del templo la propiedad con una huerta y dos heredades y recibía limosnas en especies como maíz y escanda. En el año 1726 se compuso la tarima del altar y las vigas de la pared, mientras que en 1728 se advierte en un documento por parte del Visitador de la necesidad de mantener la ermita con toda la limpieza y el aseo. De planta rectangular, nave única, cabecera recta no acusada al exterior, contrafuertes y pórtico lateral.

 

En la actualidad san Celedonio carece de imagen, mientras que la de San Emeterio se adquiere en 1941. Preside el retablo de madera, que remata en la única pieza (la imagen del Creador, de posible datación barroca) que se conserva del retablo tradicional. Es posible que la devoción fuera de singular relevancia entre los pescadores y continuase con los zapateros ambulantes(mansoleas), que regresaban de la costera para el día de los Santos Mártires, sus patronos. La tradición popular considera santos sanadores a san Emeterio y san Celedonio de dolencias de huesos, articulaciones y enfermedades reumáticas. Los exvotos consistían en ropas y figuras de cera de los miembros que simbolizaban alguna curación por intercesión de los Santos, colgaban en los laterales del prebisterio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Frente a la ermita, en la campa de Santumedé, se localiza un pequeño altar con cubierta a tres vertientes apoyadas en columnas de capitel moldurado. Es la llamada capillita o humilladero. Este altar sirve parar depositar el santo el día de la fiesta. La casa de novenas vinculada a la capilla acoge en la actualidad el centro de interpretación de la Cueva del Pindal, localizándose este edificio al principio de una gran finca que es el espacio para la fiesta de Santu Medé.

 

En el camino empedrado que comunica la casa de novenas con la capilla se localiza, al pie de un tejo, la llamada Fuente'I Santu, también conocida como fuente de los peregrinos, en la que era frecuente ver a gente recoger agua para paliar sus dolencias, especialmente las relacionadas con problemas reumáticos, roturas o traumatismos.

Altar de San Emeterio 053.JPG

Mapa